¿Han aumentado los robos?

La semana pasada veíamos en diferentes publicaciones, tanto en medios de comunicación como en grupos de Facebook, etc. que había habido una serie de robos y atracos en comercios de nuestra ciudad, es algo que por desgracia pasa frecuentemente.

Cualquiera con el que hablaras en Rubí estaba al tanto de la noticia y no paraban los rumores de si podía ser una banda organizada, si se habían llevado más o menos…

Pero la pregunta que nos planteamos hoy es concreta. ¿Han aumentado los robos últimamente? Desde mi experiencia profesional no, no hemos notado un aumento. Es verdad que ha habido mucho alboroto ésta semana pasada, pero es debido a que los robos o intentos de robo se han producido en el centro y que puede que haya tocado a gente cercana (le ha pasado a mi prima, a mi hermano, o a la señora María donde siempre voy a comprar, por poner un ejemplo). Parece que las cosas no existen hasta que no te tocan de cerca.

Cada año en fechas señaladas, como ahora en Navidad, los robos y/o atracos tienden a aumentar en comparación con otras temporadas. El movimiento de gente que se anima a hacer sus compras conlleva gasto, y por lo tanto que haya más efectivo en las cajas registradoras o los monederos de los viandantes.

Además al haber más gente en la calle provoca que, en el caso de los hurtos en la vía pública (en los que nos roban sin darnos cuenta) sean más fáciles de llevar a cabo, vamos distraídos por la calle entre tanta gente y no sabemos con quién chocamos o quien nos puede empujar en un determinado momento.

¿CÓMO PODEMOS PROTEGERNOS?

Si hablamos de los hurtos o robos por la calle o como clientes de algún establecimiento todos nos sabemos la lección. Como se ha dicho toda la vida, protege bien el dinero que lleves encima. Si tienes bolso contrólalo en todo momento, crúzalo de lado a lado en plan bandolera para que no te lo puedan quitar de un tirón y no lo dejes en el suelo sin hacerle caso o en una silla dándole la espalda si te vas a tomar algo. No pongas todo tu dinero en el mismo sitio, repártelo, si te meten la mano en el bolso o en el bolsillo y se llevan tu monedero que no esté todo el dinero allí, puedes repartirlo en otro bolsillo o pequeño billetero. Y lo más fácil, no lleves mucho dinero en efectivo, aunque al pagar nuestras compras con billetes y monedas nos pueda producir más control de lo que gastamos, pagar con tarjeta nos protege de que nos lo puedan robar.

¿Y SI HABLAMOS DE QUE TENEMOS UNA TIENDA O ESTAMOS TRABAJANDO EN ELLA?

Ahí existen dos partes a tener en cuenta:

Primero. La infraestructura en seguridad del establecimiento. Revisa si tienes cierres y/o cerraduras de calidad, que no estén obsoletos y que hagan correctamente su función, si no invierte un poco, vale la pena gastar en ello para prevenir males mayores, que no consigan entrar si lo intentan mientras está cerrado, y, si lo consiguen, que resistan lo suficiente como para poder demostrar la intrusión ante el seguro para que se hagan cargo sin problemas. Si las cerraduras resisten lo suficiente los vecinos alertados por el escándalo podrán llamar a la policía e impedirán el robo haciéndolos huir. También es una muy buena opción tener cámaras de seguridad porque aportan pruebas y la posibilidad de que puedan atrapar a los ladrones, incluso una alarma como efecto disuasorio.

Segundo. Si entran cuando estamos trabajando, mantenemos la opción de las cámaras de seguridad y su función, pero es imprescindible que tomemos consciencia de que, aunque sea lo que menos nos apetece en ese momento, tenemos que hacerles caso y darles lo que nos piden. Con la rabia e impotencia que se siente, a mucha gente le puede salir la vena heroica y enfrentarse a los ladrones, pero es lo peor que podemos hacer, se podría producir un altercado y causar heridos o incluso algo peor, recordemos que los ladrones suelen ir armados de alguna manera para poder amenazar.
Los atracos siempre conllevan una situación de coacción, se debe mantener la calma porque el atracador, seguramente, estará tan nervioso como nosotros o más.
Si eres dueño de una tienda, duele mucho tener que dar la recaudación del día, pero mejor eso que un ataque a tu persona ¿no? Si eres un trabajador no te preocupes, tu jefe o encargado entenderá que lo primero es la seguridad de las personas y es preferible la pérdida de algo de dinero a que algún compañero o cliente salga mal parado.
En el caso de que no haya demasiada recaudación y el ladrón se enfade y se altere (ha pasado en algunos casos) es mejor que nos vea tranquilos, que se dé cuenta de que le damos lo que hay y que no podemos hacer más. Si lo ve claro se irá resignado pero si nos resistimos o damos a entender que hay más pero que le queremos engañar de alguna manera se puede provocar un enfrentamiento físico.

Esperemos que no haya más altercados en éstas fechas y todos podamos disfrutar de las fiestas sin sobresaltos. Os deseamos una tranquila y ¡Feliz Navidad!

E. González

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contactar

Si desea obtener una consulta gratuita y sin compromiso, rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.