Nunca dejes las llaves puestas por dentro

La acción del título es algo que suele hacer la gente a menudo, sobretodo la gente mayor. Se tiene la rara y errónea costumbre de pensar que si dejamos la llave puesta por dentro de la cerradura ésta multiplicará su seguridad y será prácticamente infranqueable, que incluso es más seguro y efectivo que dar las vueltas. Craso error.

Por un lado, si dejamos la llave puesta y no cerramos con las vueltas, la puerta es como si estuviera abierta. Es entonces,cuando se puede abrir (más o menos fácilmente según la práctica y maña de cada uno).

Es absurdo que tengamos una buena puerta si luego la vamos a dejar abierta. Mucha puerta blindada, mucha puerta de Seguridad Acorazada si luego queremos confiar solamente en el picaporte ( ese pequeño pestillo cortado en diagonal) vamos apañados.

 

Por otro lado, en el caso de que sí cerremos con las vueltas, dejar la llave puesta no implica más seguridad. Existen modelos de cerradura en las que la entrada de llave exterior y la interior no están conectadas, por lo tanto, dejar la llave puesta no implica que consigamos un bloqueo que impida que la manipulen y puedan abrir. Incluso hay casos en que las cerraduras son más fáciles de abrir para el ladrón con las llaves puestas por dentro.

 

En los modelos que ambas partes sí tienen relación y efectivamente se “bloquea” la parte exterior, no conlleva que sea más seguro, al contrario.

 

Te explicamos porqué:

Uno de los efectos que podemos provocar es que se averíe más fácilmente. Todo el rato estamos utilizando el mecanismo, lo tenemos activado y estamos forzando piezas y muelles, a la larga o a la corta provocaremos que se desgasten más rápidamente y que la vida de la cerradura o el bombín sea menor.

 

¿Otro efecto?:

Que pueda acabar siendo peligroso para nosotros.

Por lo general cuando tenemos una vivienda no tenemos llaves solo nosotros, le damos una a nuestros padres, hijos, a algún vecino por si algún día pasa algo… Bien, pues si algún día los necesitamos y tenemos la llave puesta por dentro esas personas no podrán acceder y no podrán ayudarnos. En el caso de caernos, de que nos dé algún tipo de ataque, de que nos quedemos encerrados en el baño o en el balcón (cosa que vemos con cierta frecuencia)… de nada servirá que esas personas en las que confiamos tengan una llave.

 

Es más, al poner una llave por dentro el asunto se complica, eso es cierto y si llamamos a un profesional cerrajero le costará más abrir, por lo tanto tendrá que utilizar técnicas de apertura más agresivas que impliquen roturas de material o realizar marcas en la puerta en un principio innecesarias. Si pasa algo realmente grave (emergencias médicas, incendio…) deberán actuar directamente los bomberos, los cuales como imaginarán no se lo piensan dos veces y no van con chiquitas a la hora de reventar una puerta para salvar la vida de alguien, quizás nos quedemos directamente sin puerta. De lo anterior podríamos deducir que si a un cerrajero le va a costar más abrir la puerta al chorizo también y por lo tanto mejor dejar la llave puesta, deducción incorrecta, en una apertura el cerrajero siempre tratará de preservar la integridad de los mecanismos, bombin cerradura puerta, además al terminar el trabajo la puerta debe de quedar en funcionamiento, cuestiones que al chorizo le importan un rábano.

 

Una llave no es un tapón, si realmente fuera efectivo, las marcas se hubieran dado cuenta y ya habrían incluido algún sistema para ello, ¿no creen?

 

El único caso en que podemos dejar la llave puesta por dentro es en caso de tener un bombín de doble embrague. Hay bombines que ya lo incluyen de fábrica, otros que no tienen posibilidad de ponerlo y por último otros a los que se les puede incluir si lo pedimos expresamente.

El doble embrague es una pieza entre la parte interior y exterior del bombín, muy pequeña que hace que ambas partes queden divididas sin interferir el funcionamiento de una con la otra.

Es una opción que existe pero no lo solemos recomendar porque el embrague ya es una pieza muy pequeña y delicada de por sí, el doble embrague  incluye el doble de piezas y muelles mucho más pequeños y delicados en el mismo pequeño espacio, es mucho más probable que se nos averíe.

 

Siempre será mejor un embrague normal, cerrar dando las vueltas y dejar la llave colgada o en un mueblecito al lado de la salida.

 

Otra cosa que conlleva dejar la llave puesta por dentro es la posibilidad de olvidarla al salir y que luego no podamos entrar o que salgamos un momento para hablar con un vecino y la corriente de aire nos cierre de un portazo dejándonos en la calle

Moraleja: Nunca, nunca es mejor dejar la llave puesta, es una costumbre que no nos aportará ningún beneficio y nos puede dar graves disgustos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contactar

Si desea obtener una consulta gratuita y sin compromiso, rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.