¿Pueden copiar mis llaves con una foto? (Revisión)

Hace tiempo leímos en Microsiervos un curioso comentario sobre como gracias a los avances de las cámaras digitales se consigue duplicar llaves.

Parece ser que para llegar a esta conclusión fue necesario un estudio por parte de un profesor de ciencias de la Universidad de San Diego. Por lo visto en San Diego no hay cerrajeros, o bien su universidad no sabe a que dedicar sus recursos.

Las llaves no son más que objetos que almacenan en su forma una información y por lo tanto puede ser factible realizar una reproducción a partir de una fotografía. Esto ha sido así desde el siglo XIX, porque aunque a muchos les extrañe, antes de las cámaras digitales también se hacían fotos.

Las llaves mecánicas pueden codificar la información de varias maneras, a saber:

Llaves bidimensionales

Los llavines de toda la vida tienen dientes visibles si se fotografían desde un lateral, los dientes están codificados normalmente en forma de saltos de aproximadamente 0,5 mm. Por lo tanto estamos ante un mecanismo digital porque actúa mediante una serie de valores discretos, para muestrear la llave necesitamos una resolución en la imagen de cómo mínimo el doble de la diferencia entre los dientes.

En fotografía convencional tenemos dos formas de solventar el problema de la resolución, utilizar ópticas mas grandes o bien jugar con la granulometría del negativo (ASA).

En fotografía digital es cuestión de zoom y megapixels.

Llaves tridimansionales

Muchas llaves de seguridad almacenan la información de forma tridimensional, líneas de perforaciones o muescas en diferentes lugares de la llave, si hacemos una fotografía solo obtendremos información en dos dimensiones de la cara visible en ese momento. Por lo tanto en este tipo de llaves solo es posible intentar obtener su código a partir de varias fotos realizadas desde distintos ángulos, aunque la cuestión se puede complicar hasta el infinito, en una llave de seguridad de calidad, tendremos que tener en cuenta factores como el ángulo de la punta de la fresa, la inclinación del fresado, el estriado de la llave y diversas piezas móviles, magnéticas o con varias características a la vez.

En resumen si su llave es de seguridad y de calidad reconocida, la probabilidad que tiene de ser copiada mediante una fotografía en un descuido es nula.

Códigos

Algunos fabricantes escriben en la propia llave un código que, en los menos cuidadosos, corresponde directamente al tallado de los dientes de la propia llave. En otros casos el código corresponde a un índice de una lista que está emparejado con la combinación real, es decir toda forma de llave ha sido codificada por el fabricante.
Si bien es cierto que es casi imposible inferir la combinación de una llave de calidad a partir de una fotografía también es cierto que en determinados casos basta para copiarla un trozo de papel y un lápiz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contactar

Si desea obtener una consulta gratuita y sin compromiso, rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.