¿Realmente nos protege lo que tenemos en nuestra puerta?

Ante ésta pregunta mucha gente podía decir: -Por supuesto, mi cerradura o bombín son muy seguros, pero no es oro todo lo que reluce.

Que sean realmente seguros no depende al 100% del tiempo que haga que lo hemos comprado, no podemos hacer caso de lo que pone en las cajas, los fabricantes, en su intento de vender las máximas unidades posibles de su producto incluyen eslogans que se encuentran muy lejos de la realidad. Por eso es tan importante tener un cerrajero de confianza, como si de tu médico de cabecera se tratara. Alguien que nos conoce, que sabe nuestras necesidades e inquietudes y no nos va a engañar ni con el material ni con los precios.

Y, ¿dónde podemos encontrar a ese cerrajero de confianza? Bueno, hay muchas cosas que tener en cuenta. Sin duda, hay que huir de las famosas pegatinas o carteles que aparecen en portales, telefonillos o persianas. Si os habéis fijado alguna vez, es una publicidad que transmite poca confianza. No aparece nombre de empresa, ni NIF, ni dirección, ni siquiera un número fijo que poder rastrear en caso de tener problemas posteriores. Simplemente “Cerrajero 24h.” o similares y un número de móvil, sin más.

Se ven casos cada día en que, ante la desesperación por no poder entrar en casa o haberse dejado las llaves, etc. llaman a esos teléfonos. Los “operarios”, revientan la puerta en lugar de intentar abrir con el mínimo impacto posible, cobran barbaridades y, si llegan a sustituir material, nos dicen que es de seguridad y a lo mejor nos están poniendo el peor bombín del mercado al precio que les apetece, (una puntualización: no por tener una llave de puntos significa que sea de seguridad, puede ser que sea un modelo bastante peor que otro de serreta de otra marca, por ejemplo).

Generalmente un ciudadano de a-pie no tiene mucha cultura cerrajeril, es normal, pero hay que pensar lo importante que es en qué manos dejas la seguridad de tu casa. Los de las pegatinas suelen ser mafias, sí mafias, que se organizan para cobrar centenares de euros por encima del valor real del trabajo y del material. Incluso a veces, se han dado casos de quedarse una copia de la llave y días después entran a robar con total impunidad, cerrando con llave al irse (con lo cual los seguros no abonan nada a los damnificados).

También suele tratarse de gente que trabaja en negro, mercado sumergido, no nos dan ninguna garantía. O la posibilidad de que sea una empresa para todo, multi-servicios es decir, que igual te abre una puerta, que te desemboza el baño, que te arregla un enchufe…. Y es bien sabido que “aprendiz de todo, maestro de nada.” No se puede ser experto en todo y el nivel de satisfacción que nos dejarán será más bien pobre.

-Y entonces, ¿si no sé si lo que tengo es seguro, qué hago? Total, “si quieren entrar entran.”- Es una de las frases más oídas (y odiadas) por los profesionales de la seguridad, no hay nada más lejos de la realidad . ¿Los ladrones son Dioses, para poder entrar en cualquier lado? Si son capaces de entrar donde quieran, por qué no entran cada día en el banco de España? o ¿Por qué hay tantos INTENTOS de robo que al final se han quedado en eso, en un intento? o porque tantas marcas y profesionales se dedican a ese mercado si no va a servir de nada? Hay miles de llaves diferentes, miles de modelos de cerradura diferentes, miles de sistemas de cierre y un ladrón es imposible que sepa abrirlos todos. Generalmente se especializan en un modelo (el que resulte más fácil de violentar) y salen en busca de ese modelo en concreto. Si lo encuentra y consigue abrirlo bien para él y desgracia para el dueño, si no lo consigue otro día probará en otra vivienda. Es imprescindible informarse cada X tiempo sobre la situación de nuestro bombín o cerradura o incluso cambiarla, no porque funcione mal, sino para estar al día en seguridad, cosas que fueron muy seguras en su día ya no lo son en absoluto, contra más nuevo sea menos tiempo le habrá dado a los ladrones para aprender a forzarlo.

Pero como hemos dicho al principio no sólo importa la novedad, mejor preguntarle a alguien del que nos podamos fiar. No hay nada más importante que sentirse seguro en tu propio hogar.

E. González

Publicado en “Diari de Rubí” el 30 de Septiembre de 2016.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contactar

Si desea obtener una consulta gratuita y sin compromiso, rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.